¿Mi hijo necesita anteojos?

Hay ciertas señales que podrían hacernos sospechar que nuestros pequeños necesitan anteojos, como por ejemplo que se froten mucho los ojos o se acerquen mucho a la tele. Pero hay una clave, casi casi crucial, que nos ayudará a saberlo: su Miss del nido o colegio.

Hice una consulta rápida entre papis con hijos pequeños que usan lentes, la mayoría coincidió en que la primera alerta vino del nido o colegio. Cuando los niños están en el salón y constantemente se quejan de que no ven bien, se acercan a la pizarra o arrugan los ojitos al mirar, el resultado por lo general es el mismo: necesitan lentes. Y en eso, el papel de la profesora es fundamental.

Pero hay un factor crucial en cuanto a males de ojo se refiere: la herencia. “Cuando uno de los padres tiene problemas de la vista, existe el 50% probabilidades que el hijo también los presente en algún momento de su vida. Si son ambos padres, esto se eleva al 70 u 80%”, explica Erika Salazar, optómetra de Ópticas GMO del Real Plaza Salaverry.

Si están es alguno de esos grupos, vale la pena descartar. Mis abuelos usaban lentes, mi mamá también, pero mi papá no. Yo uso lentes desde los 9 años y mi hermano no. Cosas de la vida.

Hace unos meses sospeché que Joaquín necesitaba lentes porque le molestaban mucho los ojos y le dolía la cabeza constantemente. En esos casos es mejor descartar porque, como me contaba una amiga hace poco, el rendimiento escolar baja por causas ajenas a la voluntad del niño, y esto puede generar frustración porque se esfuerza y siente que no es suficiente. Eso le pasaba con su niño que ahora tiene 6 años y usa anteojos.

A Joaqui lo llevé al oftalmólogo pero resultó ser una conjuntivitis alérgica que se le fue con un par de semanas de gotas.

Hay otras señales que podríamos tomar en cuenta si sospechamos que nuestro pequeño o pequeña podría necesitar lentes. “Muchos papis refieren que sus hijos se tropiezan con frecuencia y botan las cosas sin darse cuenta”, agrega Salazar. Y si parpadea excesivamente, acerca mucho los objetos, libros o cuaderno, ladea la cabeza para leer o escribir, le duele la cabeza y siente cansancio – sobre todo al salir de clases-, una consulta médica confirmará o despejará cualquier duda.

“Lo mejor es llevarlo a un oftalmólogo pediatra para una evaluación, ellos tienen equipos y técnicas especiales para detectar problemas visuales en los niños”, añade la optómetra.

Es importante que los papis estemos atentos a esas señales y en constante comunicación con la Miss, los problemas visuales generan estrés y cansancio innecesario, y es nuestro deber velar por el buen desarrollo de nuestros hijos. Ante sospechas, es mejor descartar.

Y si resulta que necesita anteojos, acá les dejo unos tips que les pueden servir.

¿Cómo elegir anteojos para niños?

MONTURAS

                        
Monturas de acetato


  • Lo fundamental es la comodidad. Si al pequeño le resultan incómodas, lo más probable es que no quiera usarlas.
  • Ni muy grande ni muy pequeña, debe ser adecuada al tamaño de su rostro para que tenga libertad de movimiento. Ni más altas que las cejas ni más anchas que su cara.
  • Por lo general, uno debe visitar al oftalmólogo una vez al año y es muy probable que los niños deban cambiar de monturas con esa frecuencia, debido al uso, desgaste y variación de medida. No busque unas monturas que “crezcan” con él.
  • La montura no debe reposar sobre las mejillas sino sobre la nariz, por eso el puente debe tener la máxima superficie de contacto posible. Hay que tomar en cuenta que los niños pequeños aún no tienen el puente nasal desarrollado.
  • Las patitas o varillas de las monturas no deben presionar la cabeza a tal punto que les genere fastidio o incomodidad, pero sí deben ser resistentes y no dañarse ante las torceduras.
  • Si le coloca un cordón sujetador, este debe permitir que los anteojos reposen a la altura del pecho para mayor seguridad, comodidad y facilidad.
  • El material debe ser liviano y resistente a los golpes y manipulación. Los niños juegan y se tiran al piso, debemos tener en cuenta eso.
  • Las de silicona (Miraflex) son bastante flexibles y seguras; las de acetato son muy resistentes y livianas; las de titanio son antialérgicas pero no son flexibles; y las de nylon TR-90 son duras pero flexibles. La elección dependerá de la edad y actividad del niño. Es mejor consultar con un especialista que le recomiende el material ideal para su niño. 
Monturas de silicona.
LENTES
  • El policarbonato es el material ideal porque es liviano y resistente a los golpes. Por lo general, se les realiza un tratamiento endurecedor para reducir las rayaduras.
  • El policarbonato ofrece de por sí, protección UVA y UVB.
  • De ser posible, invierta en el tratamiento antireflex para niños en edad escolar. Minimizará el reflejo de las luces del aula y de la computadora.

Fuentes de consulta:
http://www.visio-rx.es/vista-y-vision/monturas/que-material-elegir-para-mi-montura
http://www.zeiss.es/vision-care/es_es/better-vision/entender–la-vision/tendencias-y-asesoramiento/las-monturas-adecuadas-para-ninos.html
http://www.zeiss.es/vision-care/es_es/better-vision/mejor-vision–guia-completa/gafas-para-ninos-llevar-a-los-ninos-al-optico.html
http://cuidatuvista.com/lentes-de-policarbonato-ventajas/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *