No puedo tratar a mis hijos por igual, es injusto

Cuando tienes más de un hijo es difícil actuar con justicia siempre. No solo al momento de corregir, llamar la atención o hacer de árbitro entre ellos. También al momento de relacionarse en el día a día.

En esto he estado reflexionando las últimas semanas y -me duele reconocerlo- siento que no he estado siendo justa con mi hijita.

Ella es dulce, amorosa, vivaz, juguetona y traviesa, y aunque a veces es engreída y me quiere dar la contra, es dócil. Mi hijo es muy bromista, persistente, tosco, inteligente, renegón y de voluntad firme. Son bastante diferentes.

Reconozco que criar a un niño de voluntad firme te puede dejar exhausta, con las energías drenadas y a la defensiva. Entonces, cuando toca lidiar con el otro hijo -en este caso hija-, no solo para corregir si no en general, una ya no tiene la misma creatividad ni paciencia. It´s a fact.

Pero no es justo.

Hace varios años, la psicológa del colegio nos dijo “no traten a su hijo como si tuviera más edad de la que tiene”. Era verdad, lo estábamos haciendo y desde ahí hemos tratado de corregirnos.

Pero he caído en cuenta que a veces trato a mi hija de 5, como si tuviera la misma madurez y habilidad que mi hijo de 9, o como si también fuera de voluntad firme cuando no lo es.

Aunque me siento triste, desde hace tiempo he aceptado que no soy perfecta, que me equivoco y decidí que no me voy a hundir en la culpa cuando me dé cuenta de mis errores, sino pedir perdón y esforzarme por hacerlo diferente de ahí en adelante. En eso estoy.

Ser mamá me ha confrontado conmigo misma. Con mis defectos, mis deficiencias, mis fortalezas, mis aciertos, mis heridas y con mi mundo interior. Y a veces puede ser duro, muy duro.

¿Te ha pasado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *