Antes de ser mamá ¡no tenía idea!

Hace unos días, leí una frase que me dejó pensando: “Una es buena madre hasta que es madre”. Me quedé pensando en todas las cosas que creía que haría y que no haría cuando tuviera hijos y en todas las veces que miré situaciones de madres y padres e imaginé cómo resolvería las cosas yo.

Jeje… después me sonreí al darme cuenta lo diferente que es cuando ya los tienes y que realmente antes ¡no tenía idea!

Acá te enumero algunas de ellas:

1. Nunca le voy a dar mi celular o tablet para que esté tranquilo, él tiene que aprender a comportarse en cualquier circunstancia. ¡Ja! Doble ¡Ja! y muchos más ¡Jas! Perdónenme todas aquellas madres a las que miré pensando “yo no voy a hacer eso”. Soy de las que restringe el uso de los dispositivos electrónicos y sigo creyendo que ellos tienen que aprender a comportarse, pero hay situaciones que te desbordan y solo quieres un poco de tranquilidad.

2. Ellos me obedecerán a la primera siempre. Ja, ja, ja y más jas… ¿Les ha pasado que a veces les hablan y pareciera que no escuchan? Ya no sé si están abstraídos o me ignoran a propósito.

3. Comerán de todo. Aquí ya no hay Jas, aquí hay Grrrrs. Me estresa cuando le ponen mala cara a la comida que preparo y me enojo cuando hacen ascos. Algunos platos los comen felices y otros… grrrrr… “Tanta gente que no tiene qué comer y tú haciendo ascos…”, ¿alguien tiene una mejor perorata o alguna más original?

4. Ayudarán con los quehaceres de la casa. Los Jas se convierten en Jes, je, je, je… ilusa yo… “Guarda tus juguetes”, “tiende tu cama”, “dobla tu ropa limpia y guárdala”, etc. Hago uso de mucha motivación y sí, debo reconocer que he tenido resultados (puedes leer el post aquí) y hay cosas con las que ya no peleo tanto como tender la cama, hacer la tarea, poner la ropa sucia en el cesto y guardar los juguetes. Pero para lo demás… hay que arrearlos, estar motivándolos toodo el tiempo, cansa, la que necesita motivación para motivar soy yo. 

5. Se tratarán bien entre ellos. Jeje… nuevamente ilusa yo que pensé que podría lograr estar por encima de sus inclinaciones piconescas y que lograría tener bajo control sus ánimos quemasangre. Ilusa yo, soñaba que mis hijos no pelearían nunca y siempre se tratarían bien. Ilusa yo… que olvidé el pequeño factor personalidad de cada uno de ellos…

Mucho se puede pensar o decir respecto a qué harías o no harías frente a una situación, lo cierto es que nadie sabe hasta que le toca vivirlo. No hay mamá perfecta, hijo perfecto ni manera perfecta de resolver las cosas. Por favor, no juzgar.

Me encantan las malasmadres (Fuente: Pinterest)


Artículo original de www.mamaquieroleche.com

Comenta