10 cosas sobre los dientes chuecos, la mala mordida y la ortodoncia

Unas de las preocupaciones más comunes que tenemos los padres con respecto a la dentición de nuestros hijos, son las caries y los dientes chuecos.

Sobre las caries, he escrito un artículo anterior, pero de seguro continuaré escribiendo porque el tema lo permite.

En cuanto a los dientes chuecos, debo decir que no solo es una cuestión estética, también afecta la correcta higiene (lo cual incide en la formación de caries) y el buen funcionamiento (la mala mordida puede estar asociada a dolores de cabeza, entre otras cosas).

Por eso es importante que tengamos algunas ideas claras.

  1. La “mala mordida” puede ser hereditaria o adquirida.
    1. Hereditaria: por el tamaño y forma de los dientes, y de los huesos maxilares (la mandíbula).
    2. Adquirida: cuando hay dificultades respiratorias, función anormal de la lengua o cuando el niño se chupa el dedo.
  2. Cuando los dientes permanentes comienzan a brotar, y el espacio dejado por los dientes de leche es muy pequeño y el crecimiento de los maxilares es menor, los permanentes salen en mala posición, es decir, chuecos.
  3. El uso exagerado y prolongado del chupón o del “dedo”, puede afectar la forma del paladar. Esto puede causar una “mordida abierta”.
  4. Los chupones son una manera de calmar al niño. El problema, en realidad, radica en el tiempo de uso. No debe ser prolongado. Y aunque no hay una edad específica para dejar el chupón, algunos pediatras recomiendan que sea antes de los 18 meses.
  5. Lo mismo ocurre con el mal hábito de chuparse el dedo. Y éste, a veces, es más difícil de erradicar.
  6. El único tratamiento para solucionar o corregir temprano la mordida abierta o los dientes chuecos es la Ortopedia (en niños) y Ortodoncia.
  7. La edad ideal para empezar un tratamiento de Ortodoncia es 11 – 12 años en mujeres, y 12 -13 años en varones, porque termina la erupción de los dientes permanentes y el tejido de la boca está presto a adaptarse a los cambios.
  8. Antes de esa edad, se puede usar unos aparatos de Ortopedia conocidos como paladares o expansores, para corregir la mordida y/o inducir el crecimiento del maxilar del niño. Esto permitirá generar espacios entre los dientes para, así, poder alinearlos.
  9. Es importante entender que para lograr resultados satisfactorios, un tratamiento de ortodoncia requiere tiempo y compromiso del paciente y de los padres. Mientras más complejo el caso, mayor el tiempo de tratamiento. Por eso es tan importante la prevención.
  10. Los brackets o braces son los dispositivos que el ortodoncista emplea para movilizar y alinear los dientes. Existen variedad de materiales como los metálicos o de cerámica, y variedad de técnicas, como la lingual o invisible (esta última preferida por lo adultos). Los brackets que utilizan ligas resultan atractivos para los niños porque pueden variar los colores según la estación o estado de ánimo.

Es fundamental saber que el mejor tratamiento es la prevención. Por eso, deben llevar a sus niños al odontólogo 1 o 2 veces al año. Usted misma debe ir al odontólogo 1 o 2 veces al año. Porque no hay mejor material en la boca que sus propios dientes y no hay mejor sonrisa que la  natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *