Hagamos algo con los baños públicos!

Cuando voy a un lugar público con mis hijos y sin mi esposo, siempre me entra la noica si mi hijo mayor quiere ir al baño. Él ya tiene 8 años y, obviamente, no quiere entrar al baño de mujeres. Esa actitud la tiene desde los 6, pero antes era más fácil convencerlo. Incluso, cuando veo que el baño de hombres está muy lleno, lo obligo a entrar al de mujeres.
Cuando entra solo al de hombres, sin chistar, me paro en la puerta (mirando al suelo por la salud de mis ojos) y le hablo, le hablo, lo apuro, le digo que se lave las manos, qué se yo, le hablo siempre. Que todos sepan que a ese niño lo espera alguien en la puertita no más.

Hoy me topé en la edición online de El Comercio con un informe acerca de encuentros y acoso sexual en los baños de varones en el Plaza Vea de La Rambla! (Para ver la nota, den clic aquí)
Me quedé de una pieza. Siempre he sido mal pensada cuando de la seguridad de mis hijos se trata. Me esfuerzo por no exagerar porque mi hijo, por su temperamento, necesita que le dé espacio para ser independiente. Pero no dejo de preocuparme y estar chequeando.
Pero esto ya es cosa seria.
Pienso en mi hijo y contemporáneos que se sienten y se saben grandes como para entrar al baño de mujeres. Obviamente, preguntarán por qué no pueden entrar al de hombres si ellos son hombres. Cómo explicarles que hay personas que tienen relaciones sexuales en los baños, que se masturban, que acosan al del baño vecino, que pueden intentar acosarlos a ellos o, peor, abusar sexualmente de ellos.
Yo soy de la idea de hablar claramente con los chicos, pero esto está mal. No el hecho de explicarles (en palabras sencillas y sin morbo), si no que tengan que estar expuestos a estas cosas tan de cerca.  
¿Y qué de los adolescentes? He visto que pasean en grupo en los Centros Comerciales. De hecho que sus padres les dan permiso porque es un lugar público, cerrado, con seguridad, se supone. Estos chicos también van al baño, qué van a hacer si hay uno o unos pervertidos en el baño. ¿Y si entró solo, sin sus amigos? 
¿Y las chicas? El informe de América TV se refiere al baño de hombres, pero ya no me confío ni del baño de mujeres. 
¿Y los papás que van con sus hijas a pasear y no pueden entrar con ellas al baño? 
Hay muchas situaciones. ¿Qué podemos hacer los padres? ¿Volvernos más maniáticos? Para empezar, seguridad en los baños. De hecho, baños para padres con hijos, creo que algunos lugares los tienen. 
Creo que algo fundamental es hablar. Si vemos algo extraño, hacer algo. Llamarles la atención, que sepan que alguien no está dispuesto a dejar pasar la situación; ir a la seguridad del lugar y decirles. Si vemos chicos en situaciones difíciles de manejar para ellos, ayudarles. Hagamos algo!

¿Qué les parece la campaña: Baños Públicos para Padres con Hijos? Usa el hashtag #PadresConHijos y postea, tuitea, instagramea o lo que quieras en favor de la seguridad de nuestros niños.

2 comments
  1. A mi esposo le pasó lo mismo con mi hija y sé de amigos que tienen el mismo problema.

  2. Tienes tanta razón es todo establecimiento público debería haber baños para niños donde cualquiera de los dos padres entre con su pequeño.
    Muchas veces mi esposo no a podido cambiarle el pañal a mi hijo cuando estan solos, por que no hay un ambiente adecuado.

Comenta