¿Por qué dejo las cosas para el final?

¿Seré procastinadora? O me lleno de actividades y voy priorizando. Aún no lo sé. Ando pensando eso hace un tiempo atrás. Porque me suele suceder que se juntan varias cosas y después ando en corre corre.

En unos días celebraremos el cumple de Ania y, gracias a unas buenas amigas, he hecho algunas cosas con tiempo. Si no hubiera sido por ellas, esta semana estaría con los pelos locos, ojeras de Droopy y sin bañarme, para poder terminar con un montón de cosas que he tenido que hacer además de preparar el cumple.

El año pasado caí en cuenta del cumple de mi hijo mayor, casi 2 semanas antes!. Fue una verdadera LO-CU-RA organizarlo, pero lo logré. Aquí pueden leer como hice.

En muchos aspectos, soy Hakuna Matata (¿se acuerdan del Rey León?), esta expresión en idioma suajili significa “No te angusties”, “No hay problema” o, en mi interpretación personal, relájate. Pero me doy cuenta que cuando estoy estresada, reniego (más), tengo menos paciencia y por más cansada que esté, no puedo dormir bien. Uy! Y si se junta con los “días R” (de Ruler), agárrense que me transformo. Y no me gusta andar así, la verdad.

Es la primera vez que vamos a celebrar el cumpleaños de Ania con una fiesta y eso la ilusiona mucho. Y creo que a mí también.

Les dejo algunas ideas con el tema que ella eligió: Princesita Sofía:

Comenta