El amor 10 años después

Este año cumplo 10 años de casada (dentro de unos meses). Sí, 10 años! Me casé a los 24, después de casi 5 años de enamorados. Toda una vida, la verdad.


Meditando en ello (para variar), recordaba los primeros años de enamorados. Mariposas en el estómago, paseos interminables, romanticismo, ternura, muchas risas, simpleza.

Recuerdo que mi esposo y yo íbamos mucho al cine, un pasatiempo que aún tenemos en común. Como éramos universitarios misios que juntábamos el sencillo del pasaje, nuestro cine habitual era Las Américas de la Av. Brasil. Esa entrada de 3 soles era a lo que aspirábamos, sin canchita y a lo mucho una gaseosa de 1 sol camuflada en la mochila. Nos divertíamos tanto. No hacía falta nada más.
En 1999, yo de 19 y él de 22 🙂
Siempre fue suficiente que sus cálidas manos sostuvieran las mías, que su melodiosa voz me susurrara una canción en el oído, que sus brazos fuertes me rodearan con amor. Hasta ahora es suficiente.

Pero debo confesar que a veces el día a día, el trajín, el estrés, los hijos me desvían un poco de mi yo esencial. Los niños piden, quieren, necesitan, demandan tiempo, atención, cosas. Caminas por la calle y ves juguetes, ropa y miles de cosas más. Y, lógico, quieres que tu casa esté bonita, que tus hijos se vean lindos, que tengan juguetes, etc. La mente a veces se distrae de lo más importante.

In love with our family
Mi esposo trabaja esforzadamente para que yo pueda hacerlo de manera independiente y estar con mis hijitos. Los llevo al colegio, trabajo, los recojo, almorzamos, hacemos tareas, jugamos, leemos cuentos, paseamos, etc. Y aunque pudiera, ciertamente, trabajar a tiempo completo, decidí que yo quiero criar a mis hijos, formarlos, corregirlos, educarlos. Mi esposo está de acuerdo conmigo y participa activamente de esto.

Tu música resuena en mi corazón
Ese trajín, trabaje una en oficina o no, es bastante estresante y agotador. La sociedad le exige mucho a la mujer, y es inevitable sentirnos abrumadas. A veces nos perdemos. A veces una se concentra tanto en las necesidades: de los hijos, laborales, económicas y demás, que la relación de pareja se pierde también (entre cuentas por pagar, malas noches, desacuerdos, resentimiento). No más mariposas, chau romanticismo (no hay tiempo, no hay plata), discusiones, autoestima inestable (el cuerpo cambia, la piel y el cabello también), el deseo sexual se vuelve bipolar (llámenlo cansancio o estrés).

Muchas cosas cambian con el matrimonio y más aún con los hijos. Dependiendo como lo asumamos, puede ser para bien, para muy bien. Hay muchas cosas que son temporales, otras tantas controlables y la mayoría producto de la decisión y voluntad. Y es que amar a alguien no es sentir mariposas o ilusión, amar a alguien es procurar el bien del otro, es deponer tu ego/orgullo y hacerle el bien.

Cuando mi esposo me ve agotada, se lleva a los enanos a pasear o al parque para que yo pueda dormir un poco. También lo hace cuando tengo fechas de entrega y no he terminado. Cuando él se ha quedado trabajando hasta tarde, a la mañana siguiente cierro la puerta del cuarto y les explico a los chicos que papá ha estado trabajando mucho y deben dejarlo descansar, y lo hacen. Cuando me veo en la necesidad de comprar algo para mí (la cosa más difícil porque siempre hay algo que les hace falta a mis hijos o en la casa), él me anima y me empuja a hacerlo, porque sabe que lo necesito y sé que si por él fuera, me compraría todo lo que yo quisiera.


Pero me encanta que cuando estamos solos, no hace falta nada más. No hace falta plata, lujos, cosas, ni siquiera la tele o el cine que nos encanta. Es suficiente su presencia, su dulzura, sus manos, su voz.

Les dejo el video que me inspiró para escribir este post.

Si no pueden ver el video, den clic aquí

8 comments
  1. No pude ver el vide pero que bella historia! Felicidades a los dos! Ya te contaré cuando llegue a 10 años jaja faltan uffff 8

  2. Gracias Helkyta! Voy a pasarte el link x face, el video está lindo! 🙂 Besitos a la distancia para las 2 ♡

  3. Que lindo post , yo tengo ya 10 años con mi esposo y si , es tal cual lo has descrito , me sentí plenamente identificada 🙂 saludos

  4. Hola Evelyn! 10 años es una vida, no? Gracias por escribir! Te mando un besito 🙂

  5. Hermoso Andrea!! el mundo necesita de historias de amor como la tuya, gracias por compartirla!!.. y el video ni te digo! precioso!

  6. Gracias Jenni 😀 Muackkk ♡

  7. Hola! Yo tampoco he podido ver sl viedeo.

  8. Hola Karla, voy a colocar el link en unos minutos, dentro del mismo post. Gracias x avisar 🙂

Comenta