Mi hijo me regresa la lonchera… casi llena!!

Estas últimas semanas, Joaquín me ha estado regresando la lonchera casi sin comer. Eso es realmente preocupante porque entra al colegio a las 7:45am y sale 2:50pm.

En primer grado lo hacía almorzar en la cafetería del colegio al mediodía, porque la movilidad lo dejaba en casa recién a las 4:30pm. Pero él se quejaba de que nunca tenía chance de jugar en el recreo porque le servían mucho. Y lo comprobé porque en un año, subió 4 kilos de peso -mucho para su edad, me dijo el pediatra-.
En segundo grado, opté por enviarle su almuerzo desde casa. La misma historia, el taper lleno a las 4:30pm. Se comía el sándwich del primer recreo, las frutas y el refresco. La preocupación me causaba un poco de angustia, porque no solo no se estaba alimentando bien sino que también le podía dar gastritis. Y como recién terminaba de almorzar entre 5 y 5:30, ya no le daba de cenar, solo su leche y un poco de cereal antes de dormir a las 7:30.
Este año yo lo recojo, así que llegamos a la casa 3:30pm. Me he asegurado de enviarle una lonchera nutritiva y variada, pero ha vuelto a pasar lo mismo. Se come la mitad de todo y a veces menos. ¿La razón? Jugar.
Ojalá fuera como en inicial que los niños comen todo lo que se les manda porque las misses están ahí todo el tiempo. A medida que avanzan en la primaria, deben ser cada vez más independientes, por lo tanto, las profesoras no están al milímetro con ellos. Les dicen que coman, sí, pero no están detrás para que lo hagan. Asumen que lo hacen.

No sé si eso sea bueno del todo, o que los pros sean mejores que los contras. Yo recuerdo que cuando estaba en el cole, teníamos marcadamente separado el tiempo de refrigerio y el de recreo. No había opción.

SOLUCIÓN: PARTICIPACIÓN

Esta semana he probado una forma para tratar de que Joaquín coma todo lo que le mando. Preferiría que almuerce en el colegio pero tampoco quiero que sea una tortura para él. Así que nos sentamos juntos a conversar del tema, me dijo que siempre le mandaba lo mismo (al parecer no estaba siendo tan variada como creí) y estaba aburrido. Entonces le pregunté: ¿Qué quieres que te mande entonces?

Le expliqué las pautas: 1 carbohidrato, 1 proteína, 1 o 2 frutas, 1 lácteo y refresco. Este es el resultado de esta semana (jueves feriado):

LUNES
MARTES
MIÉRCOLES
VIERNES
Manzana
Mandarina
Aguaymantos
Durazno
Atún con galletas – Joaquín.  
Cereal – Ania.
Choclo con queso
Cereal con yogur y galletas de avena
Galletas con queso crema
Yogur
Huevos de codorniz
Nuggets
Huevos de codorniz
Limonada
Agua de Carambola
Agua de Maracuyá
Infusión

Él mismo ha elaborado la lonchera de esta semana para él y su hermana (a ella le envío menos cantidad), con algunas sugerencias y opciones que yo le daba (la mayoría surgieron de él mismo). Estaba muy emocionado, cuando terminamos de hacerla, se fue feliz a enseñársela a su papá y se comprometió a terminarla toda. Es más, me dijo que le pusiera en un papelito qué debía comer en el primer recreo y qué en el segundo. Eso hice. Espero que funcione.

4 comments
  1. Muy buena idea…a mi hijo de 6 años le pasa lo mismo. Un saludo

  2. Hola Ana María, te cuento que el lunes regresó con la lonchera vacía, devoró todo!! :). El martes y el miércoles no fue taan exitoso el asunto, pero también me sirve para saber qué alimentos le gustan más. Besitos!

  3. Un tip, pregúntale que comen sus compañeros y ahí encontrarás que prefiere llevar 🙂 saludos

  4. Buena idea!! Gracias!!

Comenta