A mi pequeño de hoyitos tiernos y mirada pícara

Tus ojitos iluminaron mi existencia.
Tus manitas regordetas encendieron mi instinto.
Tus piecitos alumbraron mis pasos.
Tus hoyitos enternecieron mi corazón.

Tu talento me sorprende.
Tu seguridad a veces me abruma.
Tu espontaneidad me contagia.
Tu sentido del humor apacigua mis tormentas.

Tus abrazos me animan.
Tus besos me enamoran.
Tus “ráscame” me endulzan.
Tus cariños me confortan.

Tu firmeza me da la esperanza que este mundo no te tragará.
Tus argumentos me obligan a sustentar los míos.
Tu temperamento ha elevado mi creatividad a niveles insospechados.
Tu sencillez me muestra que lo que se siembra, se cosecha.

Eres mi regalo de Dios, mi pequeño músico.

Comenta