¡Auxilio! Cómo le enseño respeto y obediencia a mis hijos

Una niña de 4 años que se enoja con su papá y le pega en la cara. El papá la mira feo, le dice eso no se hace y asunto arreglado. Un niño de 8 años no quiere obedecer y, luego de tanta insistencia, le grita a su mamá y se mete en su cuarto. El papá le dice que así no se le habla a su mamá y lo manda a pedirle perdón. El niño le ladra un perdón de lejos a la mamá y se vuelve a meter en su cuarto.

Una niña de 7 años se molesta porque su hermanita de 3 no le quiere prestar un juguete así que agarra el juguete, lo tira con cólera y lo rompe. A un niño de 3 años le dan un palmazo en el trasero porque no quiere darle la mano a su mamá para cruzar la pista, el niño llora y, enojado, le devuelve el palmazo en el trasero a su mamá. La mamá se ríe y continúan su marcha.

Una niña de 3 años y medio no quiere salir de los juegos del parque, la abuela le dice repetidas veces que ya se tienen que ir. La niña le grita que no, que no quiere, y se vuelve a subir a los juegos. La abuela se sienta en la banca, resignada, renegando lo desobediente y malcriada que es su nieta.

Durante estos 8 años de maternidad, he sido testigo de estos y otros episodios, en distintas ocasiones y lugares, con personas conocidas y desconocidas. En la mayoría de los casos me ponía en el lugar del otro, tratando de interpretar y comprender su reacción, me preguntaba qué hubiera hecho yo si me tocara vivir algo así, cómo hubiera reaccionado, ¿hubiera hecho lo mejor para mi hijo o hija? ¿Qué sería lo mejor para mi hijo o hija? ¿Por qué ese papá no lo corrige? ¿Corregiría yo a mis hijos en una situación similar? Qué difícil.

A veces es muy fácil juzgar a un papá o mamá que no “hace lo correcto” cuando sus hijos se portan mal. Pero ¿Qué es lo correcto? Muchas veces esa era mi pregunta, no quería dañar la autoestima de mis hijos pero tampoco quería dejarlos hacer lo que les dé la gana y criar pequeños tiranos.

¿Cómo encontrar el equilibrio? Menuda tarea.

Creo que tomar conciencia es el primer paso. Pienso que no podemos dejar la formación de nuestros hijos al azar, al momento, a cómo me siento en esa ocasión. A medida que van creciendo, el temperamento de los niños va tomando forma y moldeando sus reacciones (para bien o para mal), entonces –pienso- que debemos prestar atención a ese particular temperamento y a partir de allí actuar.

Hay niños de temperamento dominante, explosivo, intolerantes a la frustración, manipuladores, alegres, melodramáticos, dóciles, reflexivos, renegones, serios y más. Y esto, con muchas variantes de contexto, aprendizaje, etc. ¿Qué hacer? No pretendo ser psicóloga o especialista, solo soy una mamá reflexiva y preocupada por mis hijos y por formarlos de la mejor manera.

Pienso que hay cosas en las que no podemos claudicar, sobre todo en cuanto a hijos se refiere. Somos los papás por lo tanto debemos estar en control, de nosotros mismos primero y luego de ellos. Los niños necesitan autoridad y aprender a respetar a las autoridades. Pero enseñarles con ejemplo, paciencia, constancia y amorosa firmeza. No como reacción al enojo o frustración que puedan producir en nosotros su malcriadez o desobediencia (que ciertamente producen).

Creo que los hijos no solo llenan de amor y alegría nuestras vidas sino que, en nuestro afán de educarlos, nos pueden llevar a ser mejores personas, precisamente para ellos.

Creo también que así como estudiamos 5 o 6 años para ser profesionales y desempeñarnos de la mejor manera, cuánto más necesitamos aprender cómo ser buenos padres y para eso no hay escuela. Hay instinto, criterio, virtudes, defectos. Algunas personas, seamos sinceros, tienen una capacidad innata para la paternidad. Otros no sabíamos nada. Pero siempre podemos hacer algo al respecto. Podemos preguntar a otros padres, buscar artículos relacionados, leer buenos libros.

Yo me sentía un cero a la izquierda, les confieso. Por eso me dediqué a preguntar y a leer. Algunos libros que me fueron muy útiles y puedo recomendar son, en su mayoría, del Dr. James Dobson, psicólogo infantil y Director-fundador de Enfoque a la Familia. Entre ellos:

  • Cómo criar hijos varones (lo leí, muy bueno)
  • Criemos niños seguros de sí mismos (lo leí, muy bueno también)
  • Preparémonos para la adolescencia (estoy por leerlo, me han dicho que es muy útil porque te da consejos prácticos)
  • Cómo criar a un niño de voluntad firme (lo leí, buenazo para los que tienen niños con este temperamento)
  • Cómo criar a las hijas (estoy por leerlo, segura de que será tan bueno como el de los varones)
  • Atrévete a disciplinar (lo he leído más de una vez, excelente! Es la base de otros libros de Dobson sobre crianza)

Otros libros que me gustaron:

  • Cómo disciplinar a mis hijos sin abusar de ellos de David Hormachea (muy bueno)
  • Una madre conforme al corazón de Dios de Elizabeth George. (hermoso!).

Yo los compré en la librería El Inca que está en Miraflores (cuadra 3 de Schell) y sé que algunos también están disponibles online.

Hay más libros que se pueden leer, no recomiendo leer cualquier cosa y en todo caso, leer analíticamente, porque el papel aguanta todo y hay muchas teorías y opiniones que nunca han sido comprobadas o que en realidad son más idealistas o filosóficas que útiles, lo cual puede generar culpas innecesarias. Prefiero consejos de personas sabias y con experiencia.

¿Me recomiendas algún libro?

Comenta