Mamá ¿cómo nacen los bebés?

habla con tu hijo de sexo

Nunca olvidaré la primera vez que Ania me preguntó cómo nacen los bebés. Estábamos Joaquín, ella y yo sentados en un micro con regular cantidad de personas. Ella tenía alrededor de 3 años y lanzó la pregunta a voz en cuello. Sentí que el micro entero me clavó la mirada, junto con los ojazos de mi hijo mayor.

“Bueno hijita, papá tiene una semillita que se junta con la semillita de mamá para formar al bebé. Así, con mucho amor, nacieron primero tu hermano y luego tú”, les susurré para luego seguir jugando a mirar los carteles del camino.

Tengo la plena convicción de que a los niños debemos hablarles claramente sobre sexualidad, pero de acuerdo a su edad. Empezando por llamar a las cosas por su nombre: pene, vagina, testículos, útero, senos, etc., nada de cosita, flor, bolas, bochas o pajarito -o como a veces dice mi mamá “allá abajo”-.

Ellos saben más y comprenden mejor de lo que creemos, y en la actualidad están expuestos a mucha más información a edades más tempranas, por eso creo que es mejor si somos nosotros su fuente. Estos temas -entre otros tantos- van a llegar a ellos de alguna manera (internet, televisión, paneles en la calle, amigos). Como cuando Joaquín tenía más o menos 7 años y leyó la palabra sexo en un afiche y me dijo: “mami, ¿por qué ponen esa mala palabra en ese cartel?”, “¿cuál mala palabra?”, indagué. “Esa que se escribe S-E-X-O”, me dijo al oído. Tuvimos una larga charla acerca de qué significaba sexo y de dónde había sacado que era una mala palabra.

Por eso cuando Ania me preguntó, ya no me agarró tan desprevenida -salvo por el lugar y la voz en cuello-. Desprevenida me agarró Joaquín cuando antes de los 8 quería saber exactamente cómo le daba la semilla papá a mamá. Cuando le pregunté cómo creía él, me dijo con ademanes y mucha naturalidad, que el papá se sacaba la semillita de los testículos por el pene, se la daba a la mamá, ella se la comía y en la panza se juntaban y formaban al bebé. Hice un gran esfuerzo para no reír con su ternura.

Siendo sinceros, no fue tan fácil para mí responder con exactitud y claridad a esa pregunta. Y creo que allí radica el meollo del asunto: el “roche”, la vergüenza que a veces sentimos los padres por el hecho de no saber a ciencia cierta qué debemos decirles, cuándo decirles, a qué edad, entre otros cuestionamientos.

“El pene se introduce en la vagina para dejar el espermatozoide -la semillita de papá- que viaja hasta el útero donde está el óvulo -la semillita de mamá-, allí se juntan para formar al bebé”, respondí con un esfuerzo consciente por conservar la naturalidad durante toda la conversación. Al final me preguntó si su papá y yo habíamos hecho eso, y luego del “qué asco” respectivo, concluyó en que lo habíamos hecho dos veces porque teníamos dos hijos. Ay, cuando se entere 😅.

Luego de esa conversación, hemos tenido otras más con él acerca de las relaciones sexuales/sexo, también sobre la menstruación, embarazo, aborto, drogas, alcohol, pornografía, homosexualidad e, incluso, de la violencia sexual. Con Ania solo algunos de esos temas porque es más pequeña.

Aprovecha el contexto
Eso ha sido vital para nosotros. Cuando hay una pregunta de por medio, una noticia, un cartel, un programa de televisión, las cosas han fluido mucho mejor. Como cuando escuchamos en la radio sobre la marcha “Déjala Decidir” y Joaquín preguntó de qué se trataba. O cuando íbamos por la carretera y vimos un accidente de tránsito y hablamos sobre el peligro de manejar en estado de ebriedad. Son oportunidades que podemos aprovechar para tocar temas un tanto más complejos -sea de manera sencilla o profunda- y transmitirles nuestros valores y principios.


Quiero recomendarles un libro muy bueno, que de repente les puede servir para no solo saber qué decir, cómo y cuándo decirlo, sino para comprender la importancia de que sean los padres quienes hablen de estos temas con sus hijos. “Habla claro con tus hijos sobre el sexo”, de Josh y Dottie McDowell, la editorial es Unilit y también lo encuentras en Amazon.

Habla de sexo con tus hijos

Y ustedes, ¿ya hablaron de sexo con sus hijos? ¿Cómo les fue? ¿Se les hizo fácil? ¿Cómo reaccionaron ellos? Espero que puedan compartir sus experiencias 😊.



Este artículo lo publiqué el 10 de mayo de 2017 en la web de Mamás Blogueras Peruanas. Lo pueden encontrar aquí http://www.mamasbloguerasperuanas.com/2017/05/mama-como-nacen-los-bebes.html


Manifiesto de la Asociación de Mamás de Preadolescentes por el Día de la Madre


preadolescente


Son lindos los agasajos por el Día de la Madre ¿no? Los regalitos, las actuaciones, los abrazos y besos, sí, realmente lo son, enternecen y arrancan lagrimones, pero ¿saben? Lo que realmente quisiera es que el día a día sea un poco más fácil y menos caótico. Cuando tienes un preadolescente en casa, las cosas suelen ponerse un tanto más intensas, hormonales y emocionales.

Así que, hijo mío, aquí va mi lista, que no tiene nada que ver con el amor que te tengo y que sé que me tienes. Y sí, es para todos los días!

1. Tiende tu cama. No la estires a duras penas o solo extiendas la colcha de encima dejando la maraña debajo. Un día de estos vas a encontrar una araña caminando entre tus sábanas y no voy a aceptar quejas. Ah, y por favor, ¡sacude antes de tender!

2. Tu ropa sucia, en el cesto de ropa de sucia. Su mismo nombre lo dice; C-E-S-T-O-D-E-R-O-P-A-S-U-C-I-A. No debajo de la cama, no en el piso del baño, no formando un caminito hasta tu cuarto. Si la pusieras en el cesto ni bien te la quitas, no tendrías que estar escuchando mi "odiosa" voz diciéndote "pon tu ropa sucia dentro del cesto".

3. El que desordena menos, ordena menos. No tires toda tu ropa del closet buscando qué ponerte, luego tendrás que ordenarla igual, así que es más fácil si no lo desordenas.

4. ¡Báñate! No, no existe la alergia al agua. El desodorante no extingue el olor a sudor y mugre. La crema de peinar no camufla el pelo sucio. Date cuenta que la espuma del shampoo es para el cabello, el cuerpo necesita jabón, J-A-B-Ó-N. Y por favor, entiende que los pies no se lavan solos cuando les cae el agua espumosa. Pd. Mención especial para cepillarse los dientes por más de 10 segundos cada vez.

5. Lava lo que usas. El agua no quema. El plato/taza/vaso/cubierto que tú no lavas, lo tiene que lavar alguien más, y eso "no es justo" -sobre todo para mí-.

6. Limpia la taza del inodoro. Los hombres hacen pila parados y las mujeres sentadas. ¡Entiéndelo! Es realmente asqueroso sentarse sobre gotas.

7. Sé responsable con tus cosas del colegio. Anota las tareas y hazlas, alista tu mochila el día anterior, no pierdas tus cosas y, por favor, no te limpies el sudor (y los mocos) en el polo blanco, ¡no sale! 

8. Respeta. Mientras más pronto aprendas que el respeto es base fundamental de las relaciones humanas, te irá mejor en la vida. Practica con la familia.

Esta es mi lista basada en la experiencia que tengo con un preadolescente varón. Si tienes una chica y/o más puntos que agregar, ponlo en los comentarios y los añadiré aquí.

9. Capítulo tecnológico. 
    a. El celular también sirve para llamar, no solo para textear, wasapear o para estar en facebook, twitter, instagram, snapchat, etc. (Evelyn Paola Casas Villar)
    b. Existe un ícono con forma de auricular, úsalo!
    c. Cuando papá o mamá te llamen, contesta todas las veces, recuerda quienes pagan tu celular.
    d. La misma habilidad que tienes para usar el celular/ipad/laptop/etc. úsala con la escoba/lavadora/aspiradora/etc. (Blanca Nini Silva Alegria)

10. Tu polo no es toalla. Ni servilleta, ni pañuelo. No te seques las manos en él, ni la boca, ni la nariz, ni el sudor. Ajj. (Rosa Grados)



¿Qué hacer cuando hieren la sensibilidad de nuestros hijos?

la sensibilidad de los niños


Hace unos días, llevé a Ania a la peluquería para que le hagan cerquillo o flequillo como le dice ella. La verdad, me encanta cómo le queda y demoré algunas semanas en animarla a hacerlo. A ella le gustó cómo le quedó pero, cuando llegamos a casa, su hermano le dijo que le quedaba feo. #TípicoDeHermanos

Ella, no reaccionó en ese momento, pero al rato se fue al baño diciendo que quería hacer pila. Unos segundos después, me fui al baño atrás de ella porque sospechaba que se había ido al baño por lo que su hermano le había dicho. Dicho y hecho. La encontré trepada en su banquito tratando de sujetarse el cerquillo con unos ganchitos "para que ya no se vea".

Si bien me dio ganas de decirle muchas cosas a mi otro hijo 😡, primero me concentré en ella. Conversamos un rato al respecto, de cómo se sentía y qué pensaba, y le dije varias cosas, entre ellas que si a ella le gustó no debe darle tanta importancia a lo que digan los demás, lo importante es que ella esté conforme; que a veces los hermanos son así, molestosos, que mi hermano me hacía cosas parecidas -y le conté algunas- y después maduran cambian (un poco). Que no deje que las cosas feas que alguien le diga entren a su corazón, porque la dañaban y que perdonara para que su corazón no se llene de tristeza y resentimiento.

Ya más tranquila, salí y hablé con Joaquín acerca de ser amable y no herir los sentimientos de los demás.

Luego me quedé pensando en que si bien ahora yo estoy allí para contenerla, consolarla, etc. van a haber situaciones en que sus emociones la desbordarán y a su hermano también, que les dirán cosas que herirán sus sentimientos, que ellos mismos dirán cosas hirientes, que su autoestima se verá afectada y tantas otras cosas. Qué duro sentir que dañan a nuestros hijos o que entre ellos se hieren. Pero no podemos tenerlos en una burbuja. Pienso que debemos hacerlos más fuertes, enseñarles a ser amables, sensibles a los demás, sí, pero emocionalmente fuertes, sólidos. Sí que es difícil!

Al día siguiente, cuando Ania fue al colegio con dos colitas y cerquillo, me contó la miss que prácticamente causó sensación. Que los niños empezaron a decir que se veía diferente y que estaba muy bonita y ella se sonrojó. 😊

Es cierto que a veces las relaciones entre hermanos son tirantes por momentos, que se molestan entre sí y pelean un montón, pero eso también enseña. Es una escuela para la vida. Yo siento que mi hija se ha hecho un poco más fuerte, que está aprendiendo a defenderse, a reclamar, a no dejarse, a no llorar por cualquier cosa. Y confío en que él seguirá aprendiendo a tratar a las mujeres.


Ania y su flequillo
Ania y su flequillo.


8 Recetas para preparar con pavita

Hace poco estuvimos en un taller que organizaron Indurama y San Fernando donde nos enseñaron algunas recetas muy versátiles preparadas con pavita. Lo que más me gustó de todo fue la cantidad de tips buenazos que nos dieron para que cocinar sea mucho más fácil, que nuestros platos salgan más ricos y, en el caso de la pavita, poder mantenerla jugosa (creo que el mayor problema con esta carne es que se seca).

Aquí va: 

I. AJÍ DE PAVITA
Tiempo de Preparación: 35 Minutos
Porciones: 10

Pavita San Fernando


INGREDIENTES:

  • 1 ½ kg. de PECHUGA DE PAVITA EN TROZOS SAN FERNANDO
  • 1 cebolla finamente picada en cuadraditos
  • 1 cdta.de ajos molidos
  • 1 tza. de ají amarillo molido
  • 1/2 tza. de ají mirasol molido
  • 1 cda de aji panca molido
  • 1 tza. de quinua cocida en caldo
  • Caldo
  • 1 tza. de leche evaporada
  • Papas amarillas, huevos duros y aceitunas
  • Sal y pimienta
PREPARACIÓN:

  1. Sancochar la pechuga de PAVITA SAN FERNANDO por 15 – 20 minutos. Una vez cocida, deshilachar.
  2. En una olla, freír cebolla, ajos y ajies. Sazonar y dorar aproximadamente por 5 min.
  3. Agregar la quinua licuada y el caldo. Dejar cocer por 5 min.
  4. Mover bien, agregar la PECHUGA DE PAVITA deshilachada y la leche.
  5. Servir con papas sancochadas y decorar con aceitunas y huevo duro.

TIPS:

  • Agregar poro, apio, zanahoria, ajo y cebolla al momento de sancochar la pavita para aumentar el sabor.
  • Dejar remojar la pavita en el caldo de cocción hasta que este frio para mantener su jugosidad. Luego deshilachar.
  • Usar quinua en vez de pan para mantener el contenido proteico del plato


II. ADOBO DE PAVITA
Tiempo de preparación: 30 Minutos
Porciones: 6 – 8

Pavita San Fernando


INGREDIENTES:

  • 1 1/2 kg. de GUISO DE PECHUGA DE PAVITA SAN FERNANDO
  • 1 cdta de comino molido
  • 1 cda. de sal
  • ½ cdta. de pimienta
  • 1 cebolla picada en cuadritos
  • 3 cdas. de ají panca
  • 2 cdas. de ají fresco
  • 2 cdas. de ají mirasol
  • 1 cda. de ajos molidos
  • 1 hoja de laurel
  • 2 tazas de caldo
  • 1 cebolla a la pluma
  • 1 tza. de chicha de jora
  • 2 cdas. de aceite

PREPARACIÓN:

  1. Colocar las presas de guiso de Pechuga de PAVITA SAN FERNANDO en un recipiente con la chicha de jora, comino, sal y pimienta.
  2. Freír en una olla en aceite la cebolla, el ají panca, ají fresco, ají mirasol y los ajos
  3. Incorporar las presas con todo el líquido de la maceración y una hoja de laurel
  4. Agregar el caldo, tapar la olla y cocer a fuego lento por 30 minutos
  5. Incorporar la cebolla pluma y hervir por 2 minutos

TIPS:

  • Lavar los trozos de pavita con agua y limón para neutralizar el aroma y aumentar el sabor.
  • Freir los trozos de pavita antes de usar para mantener la jugosidad.
  • El guiso de pechuga es fácil de servir por venir en porciones, se recomienda usar uno o dos trozos por persona.


III. ESCABECHE DE PAVITA
Tiempo de preparación:
Porciones: 8

INGREDIENTES

  • 1 ½ kg. MEDALLON DE PAVITA SAN FERNANDO
  • 3 cdas. de ají mirasol molido
  • 3 cdas. de ají panca molido
  • 3 cdas. de ají amarillo molido
  • 3 cebollas en juliana
  • 2 ajíes en tiras
  • 3 cdas. de orégano
  • 4 cdas. de vinagre tinto
  • 1 cda. de azúcar
  • Comino, sal y pimienta
  • 1 cda. de ajo molido.
  • 2 tzas. de caldo
  • 2 cdas. de aceite
  • 1 cda. de chuño
  • 1 cda. de azúcar (opcional)
  • Huevo duro, aceituna y camote para servir

PREPARACIÓN

  1. Sazonar y freír los medallones de PAVITA SAN FERNANDO, 2 minutos por lado. Reservar.
  2. Dorar los ajíes molidos: mirasol, panca y amarillo con los ajos.
  3. Agregar orégano, vinagre, azúcar y caldo. Colocar los medallones a hervir por 5 minutos.
  4. Incorporar la cebolla y el ají en tiras, espesar con chuño disuelto y hervir 3 minutos más.
  5. Decorar con huevo duro, aceituna, arroz, queso fresco y camote.

TIPS

  • El medallón de pavita es tiene un sabor y jugosidad particular por ser parte del muslo.
  • El medallón de pavita es un corte delgado que absorbe muy bien sabores del encurtido del escabeche, dejar reposar antes de servir para que absorban los sabores.
  • La fritura del medallón es realmente fácil y rápido comparado con otro tipo de carnes, tener cuidado con los tiempos de cocción para que no se seque. 


IV. TALLARINES ROJOS DE PAVITA
Tiempo de Preparación: 35 minutos
Porciones: 6

Pavita San Fernando


INGREDIENTES

  • 6 BRAZUELOS DE PAVITA SAN FERNANDO
  • 1 cebolla picada en cuadraditos
  • 1 cdta, de ajos molidos
  • 1 kg. tomates licuados
  • 2 hongos
  • 1 zanahoria rallada
  • 1 hoja de laurel
  • 1 kg. de fideo
  • 1 rama de orégano
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN

  1. Salpimentar el brazuelo PAVITA SAN FERNANDO y freír hasta que esté bien dorado.
  2. Freír en aceite caliente la cebolla picada y los ajos. Incorporar los tomates licuados con hongos y agua. Dorar bien.
  3. Agregar las zanahorias y laurel. Agregar los brazuelos, orégano y sal.
  4. Cocinar durante 25– 30 minutos.
  5. Hervir 2 litros de agua con 1 cucharada de sal; cuando rompa el hervor, incorporar los fideos y sancocharlos 12 minutos. Finalmente, escurrir y mezclar con la salsa preparada anteriormente.

TIPS

  • El brazuelo de pavita tiene un hueso que ayuda a que la carne tenga mejor forma y tener muy buena presencia en el plato.


V. CHULETAS ASADAS ESTILO ORIENTAL
Tiempo de Preparación: 15 minutos
Porciones: 6

Pavita San Fernando


INGREDIENTES

  • 6 und. de CHULETA DE PAVITA SAN FERNANDO
  • 4 cdas. de jugo de kion
  • 4 cdas. de azúcar (opcional)
  • 1/2 cda de sal
  • 2 cdas. de aceite de ajonjolí
  • 2 cdas de canela china
  • 1/2 tza. de sillao
  • Chuño
  • Verduras orientales(holantao, cebolla china, pimiento)
  • 1 tza. de caldo

PREPARACIÓN

  1. Sazonar las chuletas de PAVITA SAN FERNANDO con kion, azúcar, sal, aceite de ajonjolí, canela china y sillao. Freír en la sartén 4-5 minutos por lado.
  2. En otra sartén saltear las verduras, agregar caldo, sazonar con kion, canela china, aceite de ajonjolí, sillao y azúcar. Espesar la salsa con chuño.
  3. Hervir 3 minutos y vaciar las verduras sobre las chuletas.
  4. Servir con arroz blanco o chaufa.

TIPS

  • Descongelar las chuletas colocándolas la noche anterior en la parte baja del refrigerador.
  • Fácilmente de preparar en plancha o parrilla.
  • Si desea acentuar el sabor y color, macerar por 5 horas aprox.
  • La pavita se cocina rápidamente, no dorar más de 5 minutos por lado para mantener la jugosidad.


VI. FETUCCINI A LA HUANCAINA CON PAVITA SALTEADA
Tiempo de Preparación: 12 minutos
Porciones: 10

INGREDIENTES

  • 1 kg. de FILETE DE MUSLO DE PAVITA SAN FERNANDO
  • Sal, pimienta, sillao, azúcar (opcional)
  • 1 1/2 kg. de fideos cocidos

Para la Huancaína

  • 8 ajíes (abiertos, despepitados, sancochados 10 minutos y pelados)
  • 350 gr. de queso fresco
  • 2 dientes de ajo fritos
  • 1 cebolla blanca frita
  • ½ taza de aceite
  • 1 tarro de leche evaporada
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN

  1. Picar y Sazonar el filete de muslo de PAVITA SAN FERNANDO
  2. Luego dorarlo la pavita por 4 minutos

Para la Huancaína

  1. Cortar los ajíes, despepitarlos y sancocharlos por 10 minutos.
  2. Licuar todos los ingredientes.
  3. Mezclar los tallarines con la salsa huancaína y servir con la Pavita Salteada SAN FERNANDO.

TIPS

  • Este corte nos permite darle un buen sabor con solo saltear en aceite y condimentos.
  • El fácil descongelamiento de este corte se debe a que no tiene hueso ni piel.
  • El filete de muslo tiene alto valor proteico y es bajo en grasa.
  • Tener cuidado con los tiempos de cocción para que no se seque.


VII. CHAUFA DE PAVITA
Tiempo de Preparación: 15 minutos
Porciones: 8

INGREDIENTES

  • 1 kg. de Rodaja de PAVITA SAN FERNANDO
  • 3 cdas. de sillao claro
  • 1 cdta. de canela china
  • 1 cda. kión rallado
  • 1 cdta. de aceite de ajonjolí
  • 1 cda. ajos molido
  • 1 cdta de azúcar (opcional)
  • 1 tza. de caldo
  • ½ atado de cebolla china picada
  • 1 Kg. de arroz cocido frío sin sal
  • 1 tortilla de 3 huevos

PREPARACIÓN

  • Picar la rodaja de PAVITA SAN FERNANDO y aderezar con sillao, canela china, kion, aceite de ajonjolí y freír. (sin piel ni hueso).
  • Agregar ajo molido, azúcar y caldo.
  • Incorporar cebolla china.
  • Dorar poco a poco en una sartén con aceite, el arroz frío junto con sillao, agregar la pavita y la tortilla de huevos.

TIPS

  • Tener cuidado al picar la rodaja al sacar toda la astilla, hueso y piel.
  • La rodaja de pavita es una presa que se puede usar en cualquier tipo de guiso.
  • La rodaja tiene poca piel y un hueso central que es fácil de retirar.
  • La pavita se cocina rápidamente, no dorar más de 5 minutos por lado para mantener la jugosidad.


VIII. ARROZ TAPADO DE PAVITA
Tiempo de Preparación: 20 minutos
Porciones: 6-8

INGREDIENTES:

  • 1kg. de Filete de Pechuga de PAVITA SAN FERNANDO
  • 3 cebollas picadas
  • 1 cda. de ajos
  • 2 cdas. de ají panca
  • 2 tomates picados
  • ¼ tza. de caldo
  • 50 gr de pasas negras
  • 3 huevos duros
  • 50 gr aceitunas picadas
  • 1 kg. de arroz graneado
  • 1 cda. de perejil picado
  • 1 cda. de ají amarillo picado
  • Sal, pimienta, comino
  • 1 cda. de azúcar

PREPARACIÓN

  1. Picar el filete de pechuga de PAVITA SAN FERNANDO en trocitos pequeños, sazonar y dorar por 5 minutos.
  2. Freír cebolla, ajos, ají, tomate. Dorar bien y sazonar con sal, pimienta, comino y azúcar.
  3. Agregar perejil y ají picadito.
  4. Incorporar caldo y agregar pasas, huevo duro y aceitunas.
  5. Colocar en molde una capa de arroz caliente, 3 cucharadas de relleno jugoso y cubrir con arroz.
  6. Desmoldar al plato y decorar con perejil y ají.

TIPS

  • El alto contenido proteico y el bajo nivel de grasas permite una mayor digestión al comer el filete de pechuga de pavita.
  • La pavita es fácil de digerir por lo que se recomienda en el almuerzo y cena.


Otros TIPS generales


  1. Descongela la carne de un día para otro pasándola de la congeladora a la refrigeradora (parte baja). Así mantendrás la carne en mejores condiciones y más rica.
  2. Antes de agregar la pavita a un guiso, sazónala con sal y pimienta al gusto y dórala en un poco de aceite, solo para sellar la carne. Esto ayudará a que quede más jugosa y con buen color. ¡Delicioso!
  3. La mayoría de los cortes de pavita (pechuga, pierna o muslo) son 99% pura pulpa, con un mínimo de hueso o cartílago. Esto permite que la carne de pavita se cocine más rápido que otras carnes, así ahorras tiempo, además de gas o electricidad.
  4. Para acentuar aún más la suavidad natural de la pavita, se puede macerar o cocinar la carne con vino, vinagre, chicha de jora, cerveza o pisco según el plato que estés preparando.
  5. Para un buen resultado, el aderezo de los platos debe hacerse con cebolla roja, es más sabrosa que la blanca. La cebolla debe picarse no licuarse para que pueda dorar hasta el punto caramelizado. ¡Quedará doradita!
  6. Puedes cocinar la pavita con los ajíes del Perú, todo dependerá del plato que estés preparando y lo que quieras lograr:
    - Ají panca molido o ají páprika en polvo para darle color a la pavita.
    - Ají mirasol molido o ají limo picado para darle picor a la comida.
    - Ají amarillo freso y picado para darle ese saborcito especial a la preparación.
  7. Hacer un delicioso saltado de pavita es más rápido que el tradicional. Solo necesitas saltear la carne a fuego alto por 4 minutos y ¡listo! Obtendrás una comida rica en proteínas, baja en grasa y además, mucho más rendidora y económica que el lomo.
  8. La pavita absorbe fácilmente los colores y sabores de los aderezos peruanos. ¡Pruébala con el que más te guste!
  9. La pavita es una de las carnes más versátiles:
    - En frituras con sal y pimienta.
    - Sancochada, solo con sal.
    - Guisada o estofada, con los aderezos que te puedas imaginar. Desde ajíes, ajos y cebollas, hasta el curry o algún aderezo oriental como el sillao, mensí o tausí.
    - Apanada, horneada o a la parrilla con los aderezo y salsas que gustes.
    - Para sandwichs, bocaditos, entradas y fondos.

Y para que sus recetas les salgan aún más ricas, tengo para ustedes un super regalo: 1 Wok de Indurama + 1 vale por un 1 pavo congelado de 7kgs. de San Fernando.

Sorteo Indurama San Fernando Mamaquieroleche


Para participar debes hacer lo siguiente:

1. Seguir a Mamá Quiero LecheIndurama y San Fernando en facebook. Da clic en los nombres para entrar en sus respectivas páginas.

2. Dale like a la publicación, compártela de manera pública y comenta qué receta te gusta más, pueden ser varias.

El sorteo termina el lunes 24 de abril. Anuncio a la ganadora el martes 25.

😄




El matrimonio requiere trabajo


Trece años de matrimonio, para algunos puede sonar mucho y para otros, poco. Lo cierto es que llevo casi la mitad de mi vida junto a mi esposo, pues a estos 13 -que cumpliremos en agosto- debo sumarle los 5 años de enamorados que tuvimos. ¡18 años! #sacarémidnidelamor :)

El matrimonio no es fácil ya debes saber. Hay momentos lindos, feos y algunos muy difíciles. No hay fórmulas secretas salvo, creo yo, trabajo y esfuerzo. Sí, trabajar y cultivar el amor y todo lo que este implica.

Desde el tiempo juntos, la dinámica de pareja luego de los hijos y el manejo del dinero, hasta la manera de hablarse, de tratarse y de pelear. Entre muchas otras cosas.

Cuando uno se casa, trae a la relación toda su experiencia de vida hasta allí. Lo bueno, lo malo, lo feo, lo doloroso. Es como una "mochila" que llevas a cuestas, inevitablemente. Y si muchas de esas cosas tratábamos de mantenerlas "dentro de la mochila", en la convivencia, tarde o temprano saldrán a relucir. Para bien o para mal.

Conocerás facetas de tu pareja y él o ella conocerá facetas tuyas que antes tal vez ni habían imaginado. ¿Qué hacer para que todas estas cosas no afecten para mal la relación?

Déjame decirte que no es nada fácil, pero tampoco es imposible. Se puede estar casado y ser muy feliz, inmensamente feliz. Entendiendo claro, que la felicidad es más profunda que la alegría; que los momentos malos son siempre una oportunidad para resolver. Eso creo sinceramente. Creo que todo lo que nos pasa es una oportunidad para algo. Y en el matrimonio, esas cosas te permiten resolver. Resolver aspectos de la dinámica de la relación de pareja, resolver la manera de disciplinar a los hijos o la manera como afrontan las peleas o desacuerdos, o cómo administran el dinero o cómo se comunican. Hay tantas cosas que trabajar en el matrimonio.

Y hay algo más. Algo en lo que a veces no queremos poner esfuerzo. En esa mochila que indefectiblemente traemos al matrimonio, hay heridas del pasado, traumas, marcas, cosas muy dolorosas que, queramos o no, afectan la relación. ¿No te ha pasado que te has encontrado a ti misma o a ti mismo reaccionando de tal o cual manera y te has preguntado por qué? ¿O has sido hiriente en tu forma de decirle las cosas a tu esposo o esposa? ¿O sientes que estás en competencia o que él o ella está en competencia contigo? Incluso a veces nos tratamos como enemigos, aún sabiendo que no lo somos.

Esas cosas pueden pasar inadvertidas -incluso para ti misma- hasta que algo las activa, cual olla a presión, y defogan por alguna parte. Con tu pareja e, incluso, con tus hijos. Entonces, si hubo algo que ameritaba una reacción, esa reacción se eleva a la N potencia y algo que debió resolverse más o menos rápido adquiere proporciones mayores.

Yo me he encontrado gritándole a mis hijos por algo y luego pensando en por qué les grité de esa manera si lo que hicieron fue algo menor. También he reaccionado mal cuando mi esposo me ha dicho alguna cosa que, en realidad, no era para tanto. Incluso él se ha enojado cuando le pedía que hiciera algunas cosas en la casa creyendo que lo que yo quería era que estemos "parches" en la cantidad de quehaceres que hacíamos cada uno.

Hubo una época en que me cuestionaba el futuro de nuestra relación, porque había demasiado estrés entre el manejo de nuestra economía (yo había dejado de trabajar después de que nació nuestra segunda hija y, obvio, vivir con un solo sueldo no es lo mismo), mis hormonas revueltas a causa del post parto y lactancia, él con prácticamente 3 trabajos y llevando la maestría. Todo al mismo tiempo.

Fue una etapa muy difícil, pero fue eso, una etapa. Entender que todos en la familia somos un equipo que vive diferentes etapas y cumplimos una función en cada una de ellas, nos ayudó sobremanera. Tu esposo y tú son un equipo. No es fácil entenderlo y más aún, vivir de esa manera. Ambos deben deponer el orgullo y egoísmo tan humanos, y a veces tan arraigado. Hay que aprender a pedir perdón, sabiendo que eso implica voluntad de hacer cambios. Hay que aprender a perdonar de corazón. Hay que ser flexibles, ponernos en el lugar del otro, tratar con respeto y amabilidad. E, insisto, trabajar en ese mundo interior que a veces le quiere pasar la factura al cónyuge.

El matrimonio requiere trabajo. Pero definitivamente vale ese trabajo. La conexión emocional, física, espiritual que empiezas a lograr es indescriptible y llena profundamente el corazón.

¿Qué opinas tú? ¿Crees que cada uno trae su "mochila" al matrimonio? ¿Crees que es necesario trabajar en el amor?